Hace unos meses comencé a preguntarme si llegaría nuevamente a mi vida, la maravillosa sensación de amar las adorables imperfecciones de un hombre.