Buscar

Tindereando a los 40

Sobre los avatares de las relaciones después de los 40 años. "Nunca es tarde para renacer, si se intenta". Buda

Etiqueta

sexo

Amante por encargo y algo más

Resulta que recibí un mensaje peculiar y me sonó a un pedido de amante por encargo y algo más. Con una mano en el corazón, no paro de sorprenderme, de tanta sorpresa voy a quedar con la cara sorprendida como el... Seguir leyendo →

Cibermagia masculina: escape!!

Resulta que soy bastante testaruda y cuando una idea no entra en mi cabeza, no paro de preguntar (a veces con disimulo) hasta encontrar una respuesta que no desafíe la lógica y parezca comprensible para mi mente femenina. Así que... Seguir leyendo →

La magia dormida

Hay personas que se cruzan en nuestro hilo del destino, sólo para recordarnos quiénes somos y cuando ellas aparecen caemos en una fascinación que nos acaricia el alma. Aparecen sin ambiciones grandilocuentes de ser nuestro próximo amor o de convertirse en el elegido para compartir lo cotidiano, simplemente aparecen y ya. Esta aparición suele confundirnos porque pensamos, "si la pasamos genial por qué no lo he vuelto a ver? Por qué no se dejó ver?" Es extremadamente difícil dejar ir a alguien con el cual la pasamos genial, aunque sea por un par de horas de nuestra vidas, no?

El periplo de la segunda cita

Es que una noche genial sin segunda cita, me suena a que los hombres juegan al ring raje, como cuando éramos chicos: le tocábamos el timbre varias veces a una vecina y salíamos corriendo a escondernos para reirnos de las maldiciones que echaba.

La inteligente fragilidad femenina

Cuando un hombre se encuentra con una mujer como yo, con una vida satisfactoria, independiente y autosuficiente en lo material, tiende a pensar que nunca se siente frágil y le susurro a la platea masculina que no es así.

Abracadabra! A jugar la seducción!

Reflexiono sobre cómo describir este sendero que repleta la energía vital sin sonar trillada o simplista. Entonces recuerdo que muchos tindereanos se han olvidado de jugar y como dice la autora de "El juego: por qué los adultos necesitan jugar", la habilidad de una persona para jugar tiene que ver con su dominio de la sutileza.

La soledad de los más deseados

Tengo silencios de reflexión para traer a estos escritos las palabras no dichas sobre la soledad de los más deseados. Me sorprende, a esta edad, sentir que volvimos a las vivencias de la adolescencia en algún sentido. Donde parecen tener más chances de encontrar a alguien aquellos que han mantenido su aspecto exterior mejor o que han logrado cierto bienestar económico.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: