El juego de la seducción justamente es un espacio lúdico pero cuando venimos del desamor, de una relación de años donde al final no fuimos felices nuestro espíritu lúdico se fue anquilosando y tenemos que despertarlo para volver a jugar.