Buscar

Tindereando a los 40

Sobre los avatares de las relaciones después de los 40 años. "Nunca es tarde para renacer, si se intenta". Buda

Categoría

Espacios lúdicos

A jugar mi amor, vamos a jugar mi amor

Desde hace varios días que tengo ganas de jugar con mi amor, resulta que lo invité a jugar y no ha podido darse un respiro de sus obligaciones. Hasta anoche no me escribió, sospecho que porque pensó que me habría... Seguir leyendo →

El deseo invencible

Quisiera tener la poción del deseo invencible para entregárselo a cada mujer y a cada hombre que después de los 40 ha perdido la fe en volver a encontrar el amor, algo así como un activador emocional. Un rayo de... Seguir leyendo →

La magia dormida

Hay personas que se cruzan en nuestro hilo del destino, sólo para recordarnos quiénes somos y cuando ellas aparecen caemos en una fascinación que nos acaricia el alma. Aparecen sin ambiciones grandilocuentes de ser nuestro próximo amor o de convertirse en el elegido para compartir lo cotidiano, simplemente aparecen y ya. Esta aparición suele confundirnos porque pensamos, "si la pasamos genial por qué no lo he vuelto a ver? Por qué no se dejó ver?" Es extremadamente difícil dejar ir a alguien con el cual la pasamos genial, aunque sea por un par de horas de nuestra vidas, no?

Conquistadora a la pesca! Travesura 3.0

Desde hace un tiempo como saben tindereo, navego las aguas del Tinder y Happn, la verdad es que si una se toma el tiempo, se encuentra gente interesante. Resulta que hace unos días estaba un poco decepcionada porque los dos... Seguir leyendo →

Abracadabra! A jugar la seducción!

Reflexiono sobre cómo describir este sendero que repleta la energía vital sin sonar trillada o simplista. Entonces recuerdo que muchos tindereanos se han olvidado de jugar y como dice la autora de "El juego: por qué los adultos necesitan jugar", la habilidad de una persona para jugar tiene que ver con su dominio de la sutileza.

Alocar las plumas

Hace unos meses comencé a preguntarme si llegaría nuevamente a mi vida, la maravillosa sensación de amar las adorables imperfecciones de un hombre.

En busca del encanto perdido

El juego de la seducción justamente es un espacio lúdico pero cuando venimos del desamor, de una relación de años donde al final no fuimos felices nuestro espíritu lúdico se fue anquilosando y tenemos que despertarlo para volver a jugar.

Blog de WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: