Alguien me dijo hace unos días justificando que estaba volviendo a una relación con muchos cortes: el amor es muy complicado… nada más inverosímil para mí pero claro, yo soy culturalmente incorrecta, jajaja! Me gusta poner en tela de juicio los paradigmas de cosas dadas por sentado, me divierte sacudir el status quo rebelándome a lo que otros piensan que siempre fue así.

amor-pareja

Estoy totalmente convencida que amar profundamente se trata de poder disfrutar del sexo y de compartir con el otro sin frenos. Pienso que las trabas mentales son como balizas que nos impiden sentir libremente. Amar me hace sentir libre como el viento y esa sensación de libertad, es algo que engolosina mi espíritu.

Derribo el tabú de que las mujeres cuando hacen lo que sienten se ganen etiquetas de fáciles, difíciles, locas, trolas o cualquier otra connotación negativa. Derribo el tabú de que las mujeres no queramos sentirnos deseadas por alguien y con ello tener sexo hasta por casualidad. Derribo el tabú de que “está mal” que una mujer tenga ganas de compartir sexo por el solo hecho de compartir un momento de placer. Compartir sexo con alguien que nos haga sentir su objeto de deseo, que nos haga sentir cuidada/o no solo tiene el plus de ser una excelente terapia antiestrés si no también rejuvenece la mente. jajaja!

Disfruto haciendo preguntas que ponen en duda aquellas cosas que parecen repetidas sin meditar sobre el amor y compartir de a dos. Lucho sin cuartel con los prejuicios sobre frenar el hacer lo que se siente porque hace muchos años, estoy convencida de que la plenitud, esa sensación que nos eleva, sólo es factible de ser alcanzada con generosidad. Y cuando hablo de generosidad, hablo de dar algo a alguien no sin esperar algo a cambio como dicen muchos ni tampoco como ese concepto arcaico que asocia el amar con padecer, sino de ser generosa dando, diciendo, brindando algo sin pensar en el después. Yo les preguntaría a cada uno que me encuentro qué es lo más maravilloso de sentirse enamorado? Es lo que el/la otro/a hace por nosotros o es esa sensación de tener a alguien en nuestra vida que nos deja amarlo/a? Es esa sensación de que el/la otro/a nos elige o la sensación de elegir a otro/a que también nos elige?.

parejacama_unsp.jpg_314974742

Detengamos nuestra mente un momento en la última vez que sentimos hacer el amor, si, digo sentir hacer el amor porque pareciera que hay muchas personas que sólo pueden entregarse a sentir cuando la mirada del otro se posa en ellas/os. Por eso quiero que evoquemos la última vez donde sentimos un fuerte deseo de hacerle sentir placer al otro, cuando sentimos que la mirada de ese otro sobre nosotras/os nos abrigó el espíritu, cuando sentimos que sus caricias nos erizaba la piel. Ya tienen esa imagen en mente? Nunca lo sintieron? Si nunca lo sintieron sepan que la generosidad invisible de hacer lo que se siente sin pensar en el después, nos lleva a puertos inolvidables de plenitud.

La idea de plenitud me lleva a una pregunta muy íntima que guardo en mi bolsillo mágico como una clave para traspasar la comprensión de lo se alcanza cuando se ama sin egoísmos individualistas. Ahí va LA pregunta, jaja! Alguna vez sintieron volar al llegar al clímax? Se han preguntado porque hubo relativamente pocas veces en la vida que lo lograron? Las formas de amar son tan variadas como personas hay que aman, pero hay cosas que se perciben en el momento de compartir sexo que no precisan de explicación, solo de confianza en que eso que percibimos ES.

Ahora bien, por qué no sentimos volar cada vez que llegamos al clímax? Simplemente porque no siempre la pasión se conjuga con la ternura, porque para ello ambos deben haber podido dejar su mente libre de pensamientos sin aferrarse a nada en ese instante y porque alcanzar el clímax juntos es un aprendizaje que requiere de una construcción previa. Si nunca lo sentiste, no se trata de que nunca puedas lograr esa maravillosa sensación, sino que quizás estés leyendo esto para emprender su búsqueda.

Amar no es complicado, lo que nunca es sencillo es dejar ir a alguien que nos ha hecho sentir momentos de felicidad… que es diferente. Es aquí donde me repito algo que leí hace muchos años en un libro de Richard Bach: si quieres algo déjalo libre, si vuelve siempre fue tuyo sino nunca lo fue. En estas cortas palabras el autor afirma algo que me dijo una vez hace muchísimo tiempo, mi primer amor, si lo nuestro tiene que ser, va a ser.

Amar, sentir, soltar así es para mí el amor verdadero. Se han preguntado qué es para Uds.? Entrega, abnegación? Eso suena a padecer el amor en lugar de abrazarlo con todas las emociones que somos capaces sentir. Y cuántos amores verdaderos se encuentran en la vida? Acaso importa? Lo importante es soltar lo que tenemos dentro para ver si la alquimia de atracción, química y pasión se enciende!!

Mecha

Ver entrada anterior:
Señales en guerra

Ver entrada siguiente:
La finitud de las relaciones