La verdad es que hay momentos en que siento que estoy en un reinicio constante cuando entro a una de las apps de citas para conocer a alguien que me guste, jajaja! Últimamente pareciera que tuviera los polos de la tierra de la atracción al revés… jajaja! Bueno, tampoco exageremos porque todos ya sabemos que la soledad tiene cara de hereje: tarde o temprano se sucumbe al encanto del sexo elegido si se está en la rueda del flirteo online. Qué predecible! jajaja!

calesita.jpg

Juro que hay días que pareciera que estoy en una calesita, que me lleva a dar una vuelta y me devuelve justo, justo al mismo lugar! Me quedo haciendo pucheros, cruzando los brazos y pateando latitas vacías, jajaja! Si, si me quedo con un ufa! dibujado en el alma. Un segundo después me asaltan toda clase de preguntas existenciales, tales como si estoy siendo muy fantasiosa en mis pretensiones o encontrar a alguien con quien compartir una segunda o tercera cita es, en efecto, un desafío en Tinderlandia (1).

Mientras busco a quien me desvele en una historia de pasión, le pregunto a cada uno que me cruzo en el ciberespacio cómo lo trata el mundo de citas online y pareciera que la tasa de éxito es muy baja. La mayoría le echa la culpa a las apps pero eso sería, desde mi punto de vista, no hacerse cargo de la parte que nos toca ante la gran oferta de hombres y mujeres paseando por la vidriera online.

Me quedé pensando en un hombre que es mucho más bajo que yo y que me dijo que hace aproximadamente 3 años usa las apps, charlamos un rato y me dijo que ninguna de las relaciones que había iniciado a través de ellas habían durado más de un mes y medio. Recuerdo que me dijo: esto puede resultar un poco adictivo, a veces estoy chateando con 2 o 3 mujeres al mismo tiempo y al final de la noche no concreté salida con ninguna.

Pareciera que estamos como chicos en el kiosco, viendo un montón de golosinas para comprar, están los/as que ven una golosina y se avalanchan como si fuera la última de la historia, están los/as que miran con desconfianza el kiosco y contestan los/as mensajes con un nivel tan alto de haraganería que es aburridísimo y están los/as que ya fueron varias veces al kiosco y la golosina no resultó como esperaban así que se toman la cosa con calma, jajaja!

Creo que después de los 40 la autenticidad está sobrevaluada, he visto muchos perfiles pidiendo sinceridad, quejándose de la histeria, en fin protestando por las mujeres que se encuentran… ahora yo pregunto qué hay del otro lado? Muchísimas fotos con anteojos que al menos a mí me representa que ocultan algo, brazos cruzados a la defensiva, miradas tristes, el máximo de fotos que permite la app, tipos en todas las fotos mostrando los cueros, perfiles sin fotos o con fotos falsas, en fin cada una/o toma una estrategia para elegir, que puede no ser la mejor pero es con la que una/o se queda tranquila/o.

En mi caso no elijo a un tipo como el perfil que ví en Tinder “Harto de locas, 51” porque son hombres que no se muestran o que ponen fotos de animales o paisajes pidiendo que no se les mienta, jajaja! Alguien que no quiere mostrarse es por algo y casi siempre es porque está en una relación, así que ya partimos desde un lugar erróneo. Piden ausencias de mentiras donde hay una dosis importante de encubrimiento… es interesante cómo no les gusta que le hagan, lo que ellos le están haciendo a alguien.

La realidad es que, con lo poco que se puede leer en un perfil y las fotos, una/o trata de averiguar si al menos puede llegar alinearse con lo elegible para una/o. Hay en la cabeza de cada una/o un molinete donde mira y dice pasa o no pasa el primer filtro. Una vez que pasa el primer filtro vienen los demás y puede que en alguno el/la otro/a quede descalificado/a en la carrera a la primera cita.

El tema de la mentira considero que es una cuestión que también está magnificada. Que otro me mienta sobre su vida no es un problema mío, es una lamentable manera de proceder del otro… Cuánto dura una/o en detectar el egoísmo del otro de querer retenernos con falsas palabras? Los hechos no mienten así que sería más fácil si en lugar de enojarse con el otro, estemos más atentas/os a las señales… porque siempre hay señales.

Ganas repentinas de verte hoy para hoy cuando no te conocés en persona… respuestas kilométricas ante una pregunta directa, tardanza en el chat en responder cosa simples siempre son todas señales de mentiras. Una vez ponele puede ser que esté haciendo algo y por eso tardó, pero siempre? Es muy poco probable!. Por ejemplo preguntás: estás en pareja? Si el otro tarda en contestar implica que está elaborando la respuesta y yo pregunto, acaso es necesario elaborar una respuesta tan sencilla si se está diciendo la verdad?.

Las únicas respuestas a preguntas directas que precisan de mucha elaboración son las medias verdades que muestran una realidad entre lo que son y lo que quieren ser. En definitiva, yo creo que la cosa es más simple: chatear unos días, estar atenta/o a las señales y lo que se lee, compartir una salida y ver qué ocurre allí. Luego es tan sencillo como seguir la intuición y dejar fluir, nada pero nada de lo que alguien te pueda decir es real si luego no lo puede sostener con hechos.

Saben lo único que no miente? Es el lenguaje corporal, así que atenti!! He dicho!! jajaja!

Mecha

Ver entrada anterior:
El lugar inalcanzable

Ver entrada siguiente:
Culturalmente incorrecta

(1)Tinderlandia: llamo así al ciberespacio online de citas sea por Happn o Tinder o cualquier otra app.