Me pregunto por qué hay tanta gente madura anunciando la muerte del deseo…acaso el deseo no muere el día de nuestro fallecimiento? Acaso el deseo no se disipa cuando dejamos de desear? O será que soy una alienígena y no me dí cuenta aún? Esperen que le pregunto a mi madre si no me encontró como a SuperMan en medio de un campo, jajaja! Tendré algún super poder y no lo descubrí aún? Sufriré de optimismo empedernido?

Super-Mujer

Naa, sólo soy una mujer de fe en que lo que sea que tengo que aprender de esta etapa, lo lograré aprender. Estoy convencida de que las situaciones que se nos presentan están allí porque de alguna manera las convocamos. Buda decía: “En lo que piensas te conviertes. Lo que sientes, lo atraes. Lo que imaginas, lo creas”. De modo, que si siempre me encuentro con hombres que están a punto de partir hacia algún lado, algo tendré que aprender sobre desapegarme del abandono y practicar lo que tanto predico sobre vivir el hoy. Tan simple como eso.

De alguna manera estoy totalmente convencida de que la falta de deseo en la madurez está íntimamente relacionada con la carencia de pasiones en la vida de la persona. Te has preguntado alguna vez, qué te apasiona? Y si te lo has preguntado, qué haz hecho para seguir tus pasiones aunque sea por un ratito dentro de tu rutina cotidiana?. Te recomiendo que si nunca te lo has preguntado, comiences a hacerlo porque de esa manera evitarás la muerte del deseo.

Llega un momento en la vida en que se comprende que el buen sexo es el resultado de lo se comparte fuera de la cama, es el resultado del cúmulo de sensaciones que la otra persona nos despertó durante ese día, esa tarde o esa noche que compartimos. Algunas veces una mirada profunda se convierte en el hechizo perfecto para que se nos suelte la ternura, otras, una caricia suave despierta en el otro la compasión de contemplarnos como si fuera la primera vez que nos ve.

Creo que la diferencia estriba entre querer tener sexo o querer tener relaciones, los que ya comprendimos la profundidad del amor, sabemos que tener relaciones implica conectar emocionalmente y eso hace vibrar el corazón. Nos atormenta dejar que nuestro corazón lata desbocado y que luego nos despertemos al siguiente día con la huida repentina del otro. Ahora yo pregunto, y qué si pasa? Acaso esa noche de pura emoción no nos hizo sentir vivos, jóvenes y rejuvenecidos?.

Frecuentemente nos olvidamos de confiar en el destino: las cosas suceden casi en simultáneo y si realmente dejamos fluir la energía en el momento de compartir sexo, si nos dejamos llevar por lo que sentimos, si soltamos las emociones como caballos desbocados; entonces sólo entonces, ese momento quedará sellado a prueba de fuego en nuestra mente para siempre. Y créanme que no sucede a menudo que podamos dejar la mente volar, sin presiones y sin prisa, deleitándonos en cada segundo que estamos allí con mente y cuerpo.

De qué sirve que alguien te diga que quiere una relación seria cuando aún ni siquiera te ha besado? De qué sirve que alguien te haga promesas de compromiso que no sabe a ciencia cierta si será capaz de cumplir? Acaso no es más auténtica la espontaneidad y el sólo compromiso de quedarse allí intentándolo contigo sin etiquetas que encasillen cosas imposible de atrapar?. Acaso alguien pudo atrapar la certeza de un gran amor, el primer día o el segundo o el tercero que compartió con ese otro que hoy lo tiene flotando en la esperanza de amar por un tiempo infinito?

enamorarse

En todo caso, creo en la felicidad de sentirme elegida de a un día a la vez, creo en la duda de volverme a encontrar y creo en que se quede atrapado en mi pecho como algo que no puedo alcanzar aún, creo en la emoción de tirarme en el sillón de la pasión sobre esas cosas que me deleitan.

Respiro profundo y sueño despierta, una vez más, sobre volver a encontrar el amor en la madurez, no como algo frenético, no como algo descabellado sino con la medida justa de consideración, pasión y contención. Y Ustedes se han preguntado cuáles son los sueños que tienen por cumplir, se han organizado una agenda de viaje hacia sus proyectos? Estuvieron ocupados con su profesión o con su hijos? Es comprensible pero quizás sea tiempo que también se den espacio para meditar sobre lo que quieren para ustedes mismos en la madurez. Después de todo, los hijos algún día parten para hacer sus propias vidas y nosotros deberíamos poder ponernos felices por ello porque acaso no se trata el amor verdadero de la nobleza de ser feliz por lo que al otro le hace feliz? O no entendí nada? Jajaja!

Por un instante o por una cita, deja de lado tanto apego incomprendido y deja fluir para que la maravilla de la espontaneidad haga su magia! Se vos y confía en que alguien lo apreciará tanto como para volver a elegirte pero ojo, recuerda dejar el pasado en el pórtico de esa cita que te importa. El pasado ya no es relevante, el otro elige esta/e que sos hoy.

Mecha

Ver entrada anterior:
Muchas letras y pocas citas

Ver entrada siguiente:
El recuerdo exagerado de ser