Siempre me he preguntado qué ve el otro en mí, miles de veces imaginé ponerme en su piel para intentar descifrar las emociones que despierto en aquel que me encandila el alma. Siempre me he mirado por dentro y por fuera, preguntándome frente al espejo quién soy y qué quiero ser. Siempre se me ha clavado la duda de lo que el otro ve, a través de mi mirada, cuando me hace sentir desnuda de todo velo que nuble mi ser.

ojo

Es un recorrido que siempre parece cambiar de color, como una montaña multicolor donde el camino cambia de tonalidad, según mi estado de ánimo. Suelo imaginarlo turquesa, como el cielo diáfano, cuando la alegría de vivir se me prende en el alma como esa mariposa que se posa en su flor favorita. Un silencio viene para quedarse cuando caigo en la cuenta de la relevancia que le damos a la mirada del otro para ser felices.

Sin duda, que un otro te mire es un abrigo al espíritu porque completa la maravillosa sensación de sentirse elegido. Quién no quisiera sentirse acogido por los brazos de alguien cálido, alguien que te corra el pelo con cariño, que quiera ver más allá de lo evidente? Medito y me doy la terrible noticia que hay unos cuantos que no sueñan… viven el momento sin las grandes pasiones que despiertan esos profundos sentimientos que sólo lo más íntimo de nosotros mismos conoce.

Suspiro con exasperación y se me estruja el espíritu al ver tantos sobrevivientes del amor anclados en su ayer, en ese lugar de padecimiento y en ese amor a medias tintas que sólo permite compartir con reticencia. No puedo evitar que mis ojos se humedezcan de desesperanza ajena y me pregunto por qué tiene que ser así!

No pude seguir escribiendo anoche, la duda me carcomía y mi mente se fue a cabalgar a las tierras del pensar intensamente para encontrar respuesta al acertijo sin solución instantánea. Me rasco la cabeza como una mona que piensa, jajaja! Me cuesta… es que yo no quiero una vida anestesiada, descolorida y sin intensidades. Entonces se me dificulta imaginar que alguien pueda disfrutar de siempre estar iniciando una relación y terminarla todo en un breve tiempo: todo eso pasando como una ráfaga donde pareciera que es tan efímero que el otro nunca deja su anonimato. Pueden saber sobre tu vida de apariencias pero intentan pasar por tu vida a hurtadillas y se van sin siquiera saber las cosas que te importan porque en verdad vos no le importas.

mirarse

Apreto los labios con fuerza para no decir lo que pienso, sólo para no sonar como una demente con creencias exageradas. Apoyo mi mano con el dedo índice en arco apretando el labio superior, para retener aquellos pensamientos que seguramente caerán en saco vacío. Inspiro hondo y sigo sin poder imaginar una repuesta satisfactoria a: por qué alguien no desearía amar desde lo más profundo de su ser en esta etapa de la vida? No lo se o no me entra en la cabeza la respuesta sencilla: por miedo a sufrir. No quiero que me entre porque amar es la sensación de más plenitud que he conocido en mi vida, tiene la visceral profundidad de mirar al otro con una ternura que acaricia el espíritu hasta sosegarlo como un niño. Jiddu Krishanamurti decía: La pasión es una cosa bastante aterradora porque si tienes pasión no sabes dónde te llevará. Será eso? Se tratará de miedo a perder el control? Uff, qué lástima que ya no recuerden el/la niño/a que alguna vez vivió en su interior!

Ahí está el meollo de la cuestión! Lo que no entiendo, en definitiva, es por qué alguien intentaría frenar su pasión… Acaso podría quedar en el precipicio de sí mismo? Y si fuera así, qué podría pasar de tremendo? Qué pierdas las ganas de vivir? Así, tan fácil podría pasar que alguien al amarte te robe la bolsa de intensidades por vivir? Realmente piensas que desintegrar el espíritu de una persona puede suceder así súbitamente? Evidentemente vivimos en mundos paralelos porque en el mío, la guerra contra los miedos de ser, de una u otra manera, son batallas sin tiempo que todos en algún momento debemos pasar.

En el mío, entendemos que la felicidad es una construcción que puede guardarse como caramelos en un frasco para un día tenerlo repleto y volcarlos en nuestro interior todos de repente! En mi mundo, la vida que sueño para mis próximos 30 años es una vida llena de intensidades porque esa sonrisa que se me dibuja instantáneamente al pensarlo, es para lo que toda mi vida me he estado preparando.

Que no sufrí por amor? Realmente pensás que alguien podría conocer el amor más profundo sin el dolor de la desilusión en el camino? Naa, simplemente a la vuelta de la esquina una aprende que la felicidad es un estado interior y que no puede estar sujeta a la mirada del otro. En todo caso, que el otro te mire con esa mirada prometedora de quedarse allí por un tiempo en tu vida, es un plus que la vida te regala y como todo regalo hay que disfrutarlo mientras dure.

Y ahora yo te pregunto, vos conociste ese amor que trasciende las fronteras de la lógica, alguna vez amaste tanto a alguien que sentiste la necesidad de dejarlo libre de ser o sentir? Alguna vez abrazado con ese/a amado/a sentiste que era el único lugar posible para estar en ese momento? Y si nunca en verdad lo sentiste, qué esperás para hacerlo? No estamos en tiempo de descuento! Estamos en el tercer tiempo de la vida y es hora que te permitas disfrutar de la compañía de una mujer o de un hombre sin pensar en los siguientes 5 minutos, disfrutar porque es tu mejor elección y se te dió las ganas de hacerlo sin más.

Para amar a alguien sin condiciones, primero hay que amarse a sí mismo sin correcciones. Parece una frase trillada pero es una verdad espiritual de todos los tiempos. Todas las filosofías y religiones parecen acordar que la felicidad es un estado interior, de modo que si pasás una vida sin sobresaltos de amor: donde contenés tus emociones, donde retenés tus sentimientos y te vas antes que florezcan; sería sensato preguntarte a tí mismo porque seguís huyendo de ese lugar donde siempre podrás volver? Vos mismo…

Será que aún no te has dado esa mirada prometedora? Será que aún no te has mirado con suficiente detenimiento para amarte sin correcciones? O será que ni siquiera te lo estás preguntando?

Tindera

Ver entrada anterior:
Humores afrodisíacos

Ver entrada siguiente:
Banco Mundial de Amor