Esta noche si pudiera alquilar por un tiempo un don extraordinario, alquilaría la capacidad de crear una plataforma de ilusiones, sería fantástico tener algo así como un Netflix o un Spotify de habilidades extraordinarias. El solo hecho de imaginarlo me divierte, por ejemplo el don de lectura de mentes para saber la autenticidad de una persona, el don de teletransportación para escaparme un ratito a darle unos besos robados a ese que me arranca un suspiro.

images

También pienso en los estragos que podría hacer un servicio así para los ansiosos, esos que no toleran la espera a que los sentimientos florezcan en el juego de seducción. Esos que temen la falta de control que sucede cuando dos personas se encuentran espontáneamente a disfrutar el uno del otro.

Cerremos los ojos e imaginemos cómo sería estar con un otro con la mente sólo repleta de ganas de disfrutar de esa salida compartida. Modo mamá apagado, modo papá apagado. Recordemos esa maravillosa sensación de sentir la caricia de alguien que te importa y sintamos el olor fresco de la sonrisa que se floreció así sin proponértelo, así casi sin darte cuenta.

Esas sensaciones que parecen detener el tiempo, son las que cada día de esta nueva etapa intento volver a elegir para comenzar mi día. Porque nada más ni nada menos pretendo ser feliz también como mujer y no digo volver a ser feliz porque no quiero volver a ningún lado del pasado, jajaja!.

Acaso alguna vez importó la cantidad de tiempo compartido? Realmente lo creen, yo ya no. Me dí cuenta que es mejor unas horas por semana disfrutando a pleno que cada día a las corridas. Y si algo tengo claro en esta etapa de mi vida con mis adolescentes en casa, es que ya no quiero correr por compartir con un amor. Soy feliz con mis elecciones y si un hombre quiere permanecer en mi vida, solo queda dejar fluir lo que nos pasa el uno con el otro sin presiones.

Si pudiera alquilar un don, elegiría la voz de la consciencia para poder transplantar la falacia de adónde voy a conocer a alguien que me guste si ando de acá para allá con mis hijos y demás obligaciones? La trasplantaría al país del destierro olvidadizo. Y ahora la pregunta del millón es a quiénes le trasplantaría esa falacia? Uff se puede a toda una generación? jajaja!!

40, 50 si estás separado con hijos, o soltero o viudo todos tenemos poco tiempo para nosotros mismos. El tiempo para uno/a después de los 40 es un bien escaso! Por eso, juguemos a la mancha como cuando salíamos al recreo, el que toca es mancha! 1,2,3 a reintentarlo; 1,2,3 vamooos a no claudicar que la vida es bella.

Sentirte elegida/o rejuvenece por dentro, es un elixir que nadie absolutamente nadie debería olvidarse de buscar, no importa tu envase, si sos gorda, baja, fea, linda, tranquila o ansiosa siempre habrá alguien que pueda comprenderte, sólo es una cuestión de actitud! Así que Tinderenas/os a lustrarse las plumas e imaginar cómo sería la persona que nos haría feliz en este momento de sus vidas. Atrapen esa ilusión y tengan fe!

Suspiro y sueño con todas la veces que quisiera poder teletransportarme y dejar un rato a un holograma que maneje el piloto automático de mi hogar. Cuando me aburro de ser tan sólo madre, cuando no me funciona la abnegación como justificación de mi falta de tiempo para aquellas cosas que me gusta hacer. Me pregunto por qué los adultos maduros parecemos haber mandado a penitencia la palabra aburrimiento y sueños. Por qué precisamos el bastón de la verdad para soltarnos a imaginar el futuro que deseamos.

Será que yo me la paso tratando de recordar cómo era ser feliz con la espontaneidad de la niñez, jajaja! Será que yo me la paso intentando recordar cómo era la emoción a flor de piel de hacer una travesura. Será que yo me la paso creyendo que un día de estos, no importa cuál, voy a encontrar un hombre magnífico en cuyos brazos me sienta a resguardo para poder soñar juntos.

3,2,1 teletransportándome al país de mis maravillas!! Se cierra el portal a mi realidad alternativa y corro para gritarle al destino: che, venís? En qué estación había que bajarse? En muerte asegurada o diversión empedernida?

Verdad o consecuencia, me hago cargo de mis elecciones y aunque me rompan el corazón, sonrío orgullosa de mi valentía por haber estado en el combate del intento, como una gladiadora armada!! Mis heridas de guerra se están secando al sol de modo de estar lista para mi próxima batalla. Y Uds. qué esperan? No se tomen todo tan a la tremenda, che!! A nadie ahogan hasta la muerte unas lágrimas de desilusión! Y quién te quita lo vivido intensamente? Nadie! Absolutamente nadie!

Mecha

Ver entrada anterior:
El silencio también mata la pasión

Ver entrada siguiente:
Puentes cicatrizantes