Esta noche gritaría un sapucai tindereano, de esos que hacen vibrar todo el pecho y les diría todos ¡¡¡alócate las plumas!!! que la seducción está a la vuelta de la esquina y en el momento más inesperado. A tirar todas esas canciones lastimeras que hablan amores no correspondidos, traiciones y desencuentros! Enchufemos nuestra alma a vibraciones de canciones más energizantes y positivas!

Hace unos días que bailo por mi casa al compás de las canciones latinas de romance que elegí para tocar la vibración de mi alma, en esta etapa de mi vida. Suplanté el tener un libro de cabecera por tener una canción de cabecera que me impregna con la energía de ese amor que está por venir. Cuando la escucho, olvido todo para mover mi cuerpo al ritmo de esa letra sensual que me recuerda el romance, los olores de noches apasionadas, las miradas que atravesaron mi alma y las sonrisas de sueños compartidos. Todo mi ser se apropia de aquellos momentos mágicos para dibujarme una gran sonrisa con brillo en mis ojos.  “Nunca es tarde para renacer, si se intenta” decía Buda, yo digo “Nunca es tarde para soñar, si se intenta”. algarabia

Antes de mi vuelta al ruedo pocas veces escuchaba música latina, siempre eran en Inglés aquellas canciones de los ’80 que hablan de penas de amor. Ya no más penas, ahora todo puede suceder, ahora bailo mi destino, tarareo poco afinada la canción pegadiza que me habla de amores y encuentros. Cambié el chip y ustedes tindereanos/as cambiaron el chip para volver a ser felices?

Junto mis manos extendidas como si rezara pero las apoyo silenciando mis labios para suspirar mi esencia y me pregunto por qué me siento tan feliz de ser quien soy, por qué aún no habiendo encontrado un tindereano que me arranque un suspiro siento la armonía de la insensatez de ser espontánea.

Bailar con los ojos cerrados es un excelente ejercicio para conectarse con nuestro espíritu, con esa parte lúdica que parece haberse ido de vacaciones. Todos los días bailar un poquito, aunque más no sea una canción es como ir al gimnasio del espíritu. Es que los sobrevivientes del amor precisamos recordar las sensaciones básicas y emociones espontáneas que surgen cuando nos sentimos atraídos por alguien.

La mayoría se ha vuelto demasiado serio con esto del flirteo online, parece que quieren ir por la autopsia de la pasión, en un auto viejo y lento porque… no tengo idea, jajaja!… En fin, estoy totalmente convencida que a los sobrevivientes del amor nos falta ejercicio espiritual para conectarnos con lo lúdico, ese lado juguetón que nos divierte. algarabia1

Y entonces caigo en la cuenta que a pesar de tener mi propio sentido del humor, algunas malas elecciones de pareja han sido hombres que identifiqué como divertidos, claro que sólo vi una parte e ignoré muchas señales de que no eran el hombre que me merezco luego de tanta búsqueda de la felicidad. Ignoré el gesto desconsiderado, ignoré las piñas que repartió en mi ausencia, ignoré la observación sin amabilidad, ignoré, ignoré e ignoré porque estaba harta de estar sola. Lo admito aunque me da vergüenza y no puedo decir que sea ajena, jajaja! Por eso ahora camino y camino hasta que mis pensamientos se aclaran.

Es que quiero un hombre que apoye su mano en mi hombro y al darme vuelta siempre me surja sonreír mirándolo a los ojos. Quiero un hombre que se de tiempo para amarme aunque sea un amor efímero, que cuando estemos juntos allí en ese lugar al que todos queremos llegar, sólo seamos él y yo para poder darnos lo que sea que fluya, sin que nada se interponga entre nuestras energías vitales. Quiero sentir todo otra vez, aunque más no sea por un instante y al decir esto recuerdo con añoranza momentos de plenitud. Mi pecho se llena de emociones con olores de plenitud de ayer y miro con esperanza el destino para preguntarle sobre mi próxima vez.

Y aunque no creo en el amor incondicional porque ese sería un amor sin el límite del respeto, de la consideración y de la generosidad, si creo en ese amor auténtico que surge desde lo más profundo para sentir la plenitud absoluta al hacer el amor. Y también creo que volveré a hacer el amor, en un día, un mes o un año pero volveré. Mientras tanto, les dejo mi canción de cabecera:

Mecha

Ver entrada anterior:
Un regalo inesperado

Ver entrada siguiente:
Recalculando, recalculando… la pista de la pasión