amor_google

Tengo una excelente noticia para compartir, resulta que Google se ha dado cuenta de los entuertos que se producen en el chat porque la gente se hace pasar por algo que no es en las citas online. Todo surgió por mi loca idea de escribir  a Google Labs para preguntarles si se les ocurría alguna manera de hacer más eficiente el matcheo en las apps de citas tipo Tinder o Happn. Es que muchachos, bolacean como locos jajaja!

Tendríamos que hacer un nuevo diccionario tindereano:

Tengo pancita: dícese de la protuberancia en el abdomen de 25 ó 30 kilos

No quiero sexo casual: 1. En el chat tiene bitácora, es decir pregunta si hay café + telo: sólo quiere sexo, 2. En el chat viene tranquilo esquiva la palabra sexo: posiblemente aburrido o puritano, 3. En el chat tranquilo y no se pone temático con la palabra sexo: puede ser que diga la verdad.

Soy muy sexual: 1. Le gusta mucho el sexo pero no es relevante cómo te llames, para él siempre serás bombón, amorcito, pipi, corazón (jajaja!), 2. Tiene miedo que no se le pare más después de los 50, salta de cama en cama. Pan de hoy y hambre de mañana. jajaja!

Te quiero toda para mí: 1. Antes de conocerte ya te quiere poseer, se recomienda salir corriendo, 2. Después de conocerte, se recomienda salir corriendo, jajaja!

Audio con un Te quierooo y nunca te vió: un ansioso equivocado, jajaja! Se recomienda salir corriendo.

Estos son sólo unos pocos ejemplos, por eso les propuse a los de Google Labs desarrollar una app que tenga reconocimiento ocular para leer la reacción del usuario cuando ve las fotos de los/as candicatos/as y así determinar de manera más eficaz la compatibilidad. También les propuse una batería de preguntas cuando se dan de alta con reconocimiento de iris dado  que nuestra pupila se modifica con las emociones que sentimos. Ellos me propusieron algo superador: para las respuestas la app, le pediría al usuario decirlas en voz alta de manera que el software haga un reconocimiento vocal y en conjunto con la reconocimiento de iris determine si el usuario es sincero, de no ser así le informaría que no pasó los test de veracidad para que su perfil muestre el sello de autenticidad.

Se la creyeron? Jajaja! Cayeron como chorlitos! Ojalá tuviéramos un google tindereano con esa tecnología porque la vida de los sobrevivientes del amor sería más sencilla o al menos tendríamos más cafés exitosos dado que el matcheo sería más eficiente. Otra travesura online: contar un cuento bien contado, jajaja! Lo peor es que es factible, pero para los que siempre venden espejitos de colores en su perfil sería un problema.

Esto me recuerda lo que me dijo un tindereano sobre las apps de citas lo ayudaron mucho a desinhibirse con las mujeres. Resulta que parece que es bastante tímido o quedado no lo sé y entonces al chat tener tan baja retroalimentación de la reacción del otro puede soltarse más. También se me aparece el otro extremo las hombreriegas que hablan literalmente de sus intenciones sexuales a apenas conocer al candidato. Parecen dos extremos de una misma historia.

Lo interesante del fenómeno de las apps es que conecta mucha gente sola y no tan sola, jajaja! que de otra manera nunca se cruzaría. En cierto punto, nos vuelven un poco intentadoras/es compulsivas/os. El culto de intento es algo que los sobrevivientes del amor debemos venerar, es algo que nos mantiene la emoción de un día sorprendernos conociendo a alguien que nos quite el aliento. Un poco nomás, tampoco como para quedar de cama jajaja!.

blanco_tinder

Aunque si les escribiría a los desarrolladores de Tinder para que nos permitan etiquetar a los/as candidatos/as en por ejemplo: para el olvido, pesado, aburrido, interesante  y así. Será que Tinder tiene un manejo poco feliz de los que uno cancela la compatibilidad, porque es como el regreso de los muertos vivos jajaja! Ese que cancelaste la compatibilidad para que no te escriba más, vuelve y vuelve si anduvo en el radio de kilómetros que pusiste. Todo mal Tinder!!! jajaja!

Les escribo a los desarrolladores o no? Qué piensan? Comenten!!

Con cariño, suya siempre.

Mecha

PD: Qué versera! jajaja!

Ver entrada anterior:
El deseo invencible

Ver entrada siguiente:
Un regalo inesperado