Quisiera tener la poción del deseo invencible para entregárselo a cada mujer y a cada hombre que después de los 40 ha perdido la fe en volver a encontrar el amor, algo así como un activador emocional. Un rayo de luz para recuperar la sensación mágica de sentirse vivo hasta el último poro de nuestro cuerpo!.

Suspiro mirando de reojo al destino, no lo entiendo! En qué frasco mental está la fecha de muerte del deseo? Se me vienen a la mente algunos mensajes recibidos de hombres una década más grandes que yo, algunos de ellos sin foto… Siempre halagan mi sonrisa y junto los labios reflexionando sobre si en realidad no será mi mirada, esa que cada día lustro con sueños y esperanzas para no perder su brillo. pies

Sonrío de satisfacción al ratificar que mi esfuerzo no es en vano, me miro al espejo y allí no puedo ver la edad que ya no tengo pero en mi mente, en mi corazón nada impide que sea quien deseo ser. Vuelvo a sonreír con mirada pícara, suspiro y me pregunto cómo ayudar a los/as tindereanos/as a lustrar sus miradas, a desplegar sus sonrisas encantadoras de corazones.

Un día de estos miré con horror a una mujer que se cruzó en mi camino y me lanzó la sentencia: “es que aún te interesa el sexo, vas a ver que después de los 55 el deseo se va“. La miré con horror porque me dió conmiseración que su deseo hubiera fallecido como si fuera un amante que mandamos a la tumba. Me pregunté si era feliz de corazón o simplemente se había resignado a transitar la calma de la soledad. Me pregunté como alguien puede dejar de desear ser acariciado, ser deseado 3 ó 4 décadas antes de su misma muerte fisica. En fin, no entra tal idea en mi mente, es demasiado trágica.

Es que dudo mucho que algún día de mi vida deje de desear cosas o soñar, entre ellas está encontrar un gran amor en la madurez! Ese hombre con el que deliro me lleve a esa playa paradisíaca soñada, con la cual fantaseo cada vez que trato de atrapar en mi piel las maravillosas sensaciones del deseo apasionado. jajaja! La capacidad de desear tiene que ver con tener la cabeza despojada de mandatos sociales, es ir un poco más allá y transitar el desenfado de animarse a ir contra la corriente sólo para dejarse llevar por emociones básicas.

Por qué en la madurez hay tanta gente que teme dejarse llevar por sus emociones en lo referente a alguien que les guste? Qué podría pasar de tremendo? Disfrutar tanto que quisiéramos volver a ver a esa persona? Tener mucho sexo? Encontrar la pasión una vez más? Que te duela el corazón? Suspiro hondo, todas sensaciones que nos rejuvenecen por dentro y por fuera!!! jajaja! No puedo evitar que mis ojos brillen refulgentes y que me surja una sonrisa pícara otra vez.

Siento como si en la madurez tuviera que sacar carteles de aclaración: me gusta acampar  y el otro me dice “acampé mucho pero ya no lo hago”, me desestresa el contacto con la naturaleza y el otro me dice “a mí también pero en un hotel”, viajé mucho sola así que no tengo problemas con mi soledad y el otro me dice “ahhh”, entonces yo pienso “sale rajando o le intriga” jajaja!”. Es que no entiendo por qué uno tendría que dejar de hacer cosas que le gustan como tener sexo o escalar una montaña o vivir una vida rústica por unos días, sólo por haber pasado un número calendario.

Es cierto que si uno pasa mucho tiempo sin sentir la caricia de un hombre o una mujer que te intibie el alma, quizás hasta se te olvide un poco la sensación pero está buenísimo intentar atraparlo en nuestra mente porque la esperanza es una energía poderosa que llena de luz nuestro interior. Se que parezco una fanática con optimismo empedernido, una adicta a la alegría de vivir, y qué si lo soy? Sonrío sin poder evitarlo, entrecierro los ojos, suspiro al destino y parpadeo con la confianza que mi espíritu aventurero sabrá llevarme a puerto seguro.

deseo1

Y tindereanos/as de poca fe, tomarían la poción del deseo invencible? O se olvidaron lo que implica una noche de pasión deteniendo el tiempo? Si es así, cierren los ojos y recuerden esa vez que alguien les rozó la cara con su mano y se les erizó la piel, esa otra vez que durmieron con alguien y al despertarse se quedaron contemplándolo/a, y aquella otra que sintieron unas ganas locas de besar a alguien que les gustaba mucho. Recuerden porque al recordar despertarán el deseo mágico de volver a sentirlo otra vez!

Tindera

Ver entrada anterior:
Te amaré incompleta o repleta?

Ver entrada siguiente:
Google Tindereano: la vanguardia