Algunos recordarán el memorable striptease de Kim Basinger en la película más sensual de los 80! Esas sesiones de comida y sexo que hacían volar la imaginación a toda una generación. Cayeron, jajaja! El título no tiene que ver con eso, sino con la meta personal de encontrar un hombre que me de ganas conquistar al menos por 9 semanas y medias.

stripteaseEncontrar un amigo con derechos con el cual salir y divertirme me recuerda cuando me puse la meta de conseguir un trabajo en blanco antes de los 30. Repartí como 200 Currículums Vitae, marcaba en las páginas amarillas las empresas que ponían anuncios caros, luego me fijaba si tenía web (en el ’97 sólo las grandes empresas tenían una buena web), después armaba sobres, los ordenaba en un circuito y cada día repartía unos 20, empresa por empresa. Todas la mañanas me miraba en el espejo y me repetía: “hay un trabajo para mí en Buenos Aires y voy a encontrarlo“. Cuando me quedé con poca plata como para seguir haciendo fotocopias de las varias páginas del CV, inventé un teorema que explicaba por qué yo era una excelente elección para el destinatario. jajaja! Recuerdo que un Gerente de RRHH de una bodega importante me llamó por teléfono sólo para felicitarme por mi creatividad y una agencia de empleo me entrevistó sólo para conocer la autora del bendito teorema. jajaja! No conseguí trabajo en esos lugares pero sí logré mi meta y me fuí a trabajar a otra ciudad!

Me pregunto qué se me dará por inventar cuando después de un tiempo en Tinder, Happn y Match entregando corazoncitos, chateando, conociendo sigo sin encontrar un hombre que no esté perezoso con esto de la conquista, no me cuente sus frustaciones en la primera de cambio y tan solo me invite a un buen plan con una sonrisa encantadora de corazones!!! Si miro mi lista de ocultos en Happn, es decir lo que oculté porque no me gustaron y miro la lista de bloqueados, me pregunto si estoy como la película de Georgina Barbarosa “Ya no hay hombres” donde se imaginaba su hombre perfecto y un día empieza a ver el producto de su imaginación. Su primera reacción fue tocarle los músculos, mirarlo de arriba a abajo y mascullar algo sobre que no era tan así o tan asá como se lo había imaginado, jajaja! A veces me siento identificada con esa escena, me pregunto si estaré buscando un hombre inexistente! Aunque pensándolo bien, en una de esas tengo la misma suerte que la protagonista que después se lo encuentra en la vida real y tiene sexo salvaje en el baño de hombres, jajaja! Ridículamente divertida, la escena es bastante infactible pero genial!

Esto me lleva a una conversación tindereana donde me preguntaron por mis cafés tindereanos. Yo dije el número de cafés qué tomé desde mi vuelva al ruedo y el otro se sorprendió tanto que pregunté: te parecen pocos o muchos?. Y me contestó muchísimos, tenés mucho levante evidentemente… Hice una broma al respecto y salí del paso para no parecer que soy una tomadora compulsiva de cafés, jajaja! Naa, ojalá tomara menos cafés y volviera a tener ganas de ver a ese que me invita!.

Sinceramente, creo que es un tema estadístico y un poco de estrategia masculina. Si entrás a una red social de citas y le das corazoncito a 3, la probabilidad que el otro te elija es mínima, si le das a 50 y luego de chatear filtrás, la posibilidad aumenta en forma exponencial. Retiro lo dicho, recién saqué la cuenta: tengo un crush día por medio dividiendo la cantidad totales de crushs y el tiempo desde que me instalé Happn. No sé si deprimirme o sentirme halagada. jajaja!

Se dan cuenta por qué digo que encontrar pareja es casi como buscar trabajo después de los 40, jajaja! Suspiro y pienso si no me he vuelto demasiado amante de mi libertad, me sonrío apenas para contemplar, con mirada soñadora, el futuro que imagino. Sacudo mis ideas y ya mi leve sonrisa es amplia porque me pongo a pensar en la próxima travesura que se me ocurrirá, sólo para intrigar a los/as tindereanos/as que andan sueltos.

Otra cosa que juega en contra para encontrar a alguien online es no contestar los saludos, hay varios que me dijeron o que no entran seguido a la app o no le prestan atención… es una red social de citas, algo de tiempo hay que dedicarle cada un par de días de otro modo tu levante va a ser CEROOOO!

Otra posibilidad es que uses fotos desafortunadas, el fondo de la foto es importante porque muestra cosas sobre tu lado cotidiano, si me cargás un montón de fotos en pose lo que voy a pensar es que sos egocéntrico, si me mostrás la dentadura haciendo morisquetas en todas voy a pensar que tenés el mal de zambito jajaja!. Lo mismo con el chat, piensen que la otra persona no las conoce, precipitarte a contar tus penas o las cosas que te salieron mal en la vida sólo espanta. La otra persona piensa: uy, si sin conocerme me cuenta esto, los dramas que me contará en persona!!!

Iniciar una relación online es igual que en la vida real, hay que cuidar el vínculo si queremos atrapar al otro en nuestra red. No digo que seamos superficiales, lo que digo es que cuidemos los temas que abordamos y lo que decimos al respecto. Una forma de cuidar ese incipiente vínculo, es no hablar nada que no hablaríamos en persona. El otro día hablaba con un compañero de eso, que el chat es un potente desinhibidor porque al tener una baja retroalimentación de lo que le ocurre al otro con lo que decimos, la gente cuenta cosas que en persona no las contaría ni muerta!!!cuidar_el_vinculo

Y volviendo al striptease del principio, espero encontrar un tindereano que haya sobrepasado eso de la borrachera online y haya logrado ser en el chat igual que en la vida real para que la conversación pueda fluir en forma auténtica y al vernos no nos desencatemos!!

Piénselo la próxima vez que chateen con alguien que les interese: no digan algo que no dirían personalmente!!! Todo pum para arriba que recién empiezan a conocerse!!

Mecha

Ver entrada anterior:
La castidad de los maduros

Ver entrada siguiente:
Te amaré incompleta o repleta?