Resulta que soy bastante testaruda y cuando una idea no entra en mi cabeza, no paro de preguntar (a veces con disimulo) hasta encontrar una respuesta que no desafíe la lógica y parezca comprensible para mi mente femenina. Así que sigo con mi investigación sobre el camino hacia la segunda cita y la cuestión de cibermagia masculina, ese gran acto de desaparición que unos cuantos hombres hacen después de tener sexo.

Hablando de los avatares online en un café tindereano, le comenté por arriba mis conquistas, que había pasado una tarde genial una vez y que después el tipo desapareció. Me quejé de que no está bueno pasar una noche o una tarde genial y después no volverte a ver. Y que en mi mente femenina no cabe la idea de que si la pasaste bien una primera cita, no intentes una segunda.

Entonces me miró a los ojos y me dijo como sincerándose en nombre del género masculino: “es que no hay lógica, somos así, por ahí desaparecemos porque era sólo compartir ese momento para nosotros“. Se me viene a la cabeza la imagen de un tipo corriendo y una mujer vestida de novia persiguiéndolo, jajaja! Siento como si los magos tindereanos tuvieran esa fantasía el día después del sexo, por eso huyen sin dejar rastros.

Otra razón que también corre para las mujeres, es desaparecer porque el otro no nos gustó en el sexo y es válido, pero sería bueno ser claros desde un principio para evitar malos ententidos. Igual, tindereanas, ninguna nació ayer y esto no es un baby shower, si un hombre quiere llevarlas a la cama está claro que nada garantiza la repetición.

Por eso no me cansaré de repetirlo hasta el hartazgo, no se ilusionen con un futuro etéreo porque tener sexo con tanta expectativa es como un salto al vacío sin paracaídas. Es como si quisiéramos que el otro encajara en la idea del deber ser que tenemos en nuestra mente. No funciona así la vida. Free_Fly_Death_Dog_Style

Una cosa que he escuchado en ambas plateas es: si me quiere como un cacho de carne, no! o no quiero que me usen como objeto sexual. Si si, esto lo he leído de hombres y lo he escuchado de amigas. No sé, quizás yo confío tanto en mi intuición que no me cuestiono mucho eso. Directamente no comparto sexo con un hombre que no me trata con respeto antes, puesto que durante o después ya estás en el baile pero podés elegir no verlo nunca más! Esa es una buen táctica para evitar otro fiasco. Tampoco le doy la autoridad al otro de hacerme sentir usada, si después de todos es casi un desconocido.

Sinceramente no entiendo la postura de algunas mujeres que parecen tener un manual de hasta donde es correcto avanzar en una primera cita para que el hombre no piense mal. Es ridículo, no se dan cuenta? En esa situación están solo ustedes y el tindereano en cuestión. No entiendo que alguien a nuestra edad se preocupe por el qué dirán, en una cita de dos personas. Al final esa película puede terminar como le pasó a una amiga, que el tipo con el cual se había dado sólo un pico después de chatear unos cuantos días porque no quería sólo sexo de una noche, le termine contando que le había salido un grano en un testículo, jajaja!! Naa, todo ese tiempo leyendo el chat por un beso y un grano en un huevo, increíble!

Por otro lado les digo a todos los que tienen ese temor, que a nuestra edad lo mejor que nos puede pasar es jugar un ratito a ser el objeto de deseo de alguien!!! Porque que alguien nos desee, seas hombre o mujer nos eleva nuestra autoestima por eso es tan adictivo como reconfortante.

Recuperemos la candidez de la adolescencia, por favor! Ser objeto de deseo de alguien no tiene por qué ser un tabú, debe ser algo maravilloso que se viva comprendiendo que el deseo por un otro se construye del disfrutar compartir una mirada que nos desnude el alma, una caricia que nos entibie el espíritu, una risa que nos abrigue la esperanza, un gesto de amabilidad que nos desvele el pensamiento, en fin, de todo aquello que no vemos pero que sabemos que existe!!

Háganse el favor de no ser tan puritanos aferrándose a ideas preconcebidas. Porque conocer a alguien que nos desvele el sueño siempre es emocionante, sin importar si dura un día, un mes, un año o una vida. seduccion

Y magos tindereanos se podrían dejar de joder de jugar al ring raje y hacerse cargo de un acto de amabilidad, al explicar a la otra persona por qué no van a seguir apareciendo? Es mucho pedir? Naa, después de todo esa mujer mal, bien o regular les brindó una parte de sí, al intentar conocerlos! Se me viene a la mente que los magos tindereanos no son caballeros como si acaso existieran dos categorías de mujeres: las que son dignas de comportarse como un caballero y las que no. Piénselo: son mujeres y punto!

Y magas tindereanas que dicen querer sólo sexo, solo me surge un silencio compasivo. Me recuesto en mis pensamiento imaginando qué vacío tratan de llenar. En fin, sea cual sea la carencia que pretenden tapar con tanto sexo a concha suelta, no está bueno pero otro día les explico por qué.

Recuerden todos la próxima vez que le den y den al chat, una borrachera de chat puede terminar con un pico y un grano en un huevo! Jajajaja!

Tindera

Ver entrada anterior:
Sabores a beso: el culto del intento

Ver entrada siguiente:
Amante por encargo y algo más

(*) Tindereanos: nombro así los hombres que usan happn también, porque que me suena mal la palabra happneano y no me gusta la rima, como que deforma el sentido jajaja!