Suspiro hondo y me pregunto si nuestra falta de esperanza en encontrar un gran amor después de los 40, nos lleva por el camino del amor descartable. Encontramos en el camino de nuestra búsqueda, magullados, heridos, traicionados, vencidos y también grandes sobrevivientes narcisistas. Todos ellos se autodefinen como “hombres normales” jejeje! Yo ya sonrío con mi sonrisa encantadora de corazones y respondo haciendo ojitos, “todos dicen lo mismo“, así que he llegado a la conclusión que el sentido de normal es muy amplio y diverso.

sexocasual

Otra frase trillada en los hombres maduros es la declaración de “soy muy sexual” parece un aviso patentado y no puedo evitar que me divierta, porque somos seres que nacemos con sexo, con lo cual es una afirmación redundante. Lo anormal sería que no lo fuéramos. Si, si, ya se, se hacen los latin lover para autodescribirse como buenos amantes o apasionados, sólo me estaba haciendo la tonta, jajaja! Me encanta pedir explicaciones sobre lo obvio porque siempre parece que colocás al otro en un aprieto intelectual.

Esa declaración me suena a narcisismo puro, como si fuera una licencia para seducir sólo que al no haberlo podido constatar está basada en una autoevaluación que en definitiva debería ser hecha por la mujer que fue conquistada, no? Eso estaría interesante, un lugar donde estén las “referencias amatorias“, algo así como los casos de éxito en los negocios, jajaja! Me río porque ya se que es una idea descabellada, pero no pueden negar que nos ahorraría algunos fiascos.

Alguna vez escribí “decirte cómo fue mi vida es inútil, fue tantas cosas que ni siquiera yo puedo recordar, mi vida soy y ahora y decirte cómo soy no te llevará a conocerme. Puedo decirte mil cosas y sin embargo yo seré para vos, aquellos que vos respirás, que escuchás, que sentís…”

La verdad es que nos relacionamos diferente con cada persona que encontramos en nuestro hilo del destino, hay personas que sacan lo mejor de nosotros, otras lo peor y otras nada de nada. Sin embargo, de lo que estoy convencida es que el amor debe tener algo de nobleza, de generosidad siendo feliz por las cosas que para el otro son importantes y en ese camino, le damos relevancia a los sentimientos de ese otro que está en nuestras vidas.

Cuando se cosifica la relación entre un hombre y una mujer, se pierden de vista los sentimientos, entonces alguien sale herido. Se me viene a la cabeza la escena más recordada de la película argentina “El lado oscuro del corazón” donde el protagonista tiene un botón y cada vez que tiene sexo con una amante que lo hastía, aprieta el botón y la cama se abre dejándola caer al vacío.chica-llorando-ruptura-pareja

Una relación que sobreviva al paso del tiempo, debe estar basada en la verdad radical de lo que el otro nos genera, sin adornos que impidan ver al otro tal como es. Aunque la teoría la sabemos, la soledad tiene cara de hereje y a veces, nos comportamos como el perro cuando abre la puerta de entrada el dueño. De pronto aparece alguien que nos agrada y movemos la cola de contentas/os, ponemos filtros para hacernos los distraídos con lo que no nos pasa con ese otro.

Nos autoengañamos minimizando nuestra intuición y al final la vida es sabia, las situaciones se decantan, pasa el tamiz de las primeras emociones. Como me dijo un amigo, cuando le comenté que ando un poco desorientada con los hombres a esta edad: vos tenés que ser vos y si va, va y si no a otra cosa!

Pienso que estamos en un tiempo de amores descartables, donde hay grandes actuaciones virtuales pero al salir a la cancha, los hechos son otra secuencia del destino, como si hubiéramos vivido en un realidad alterna. Ante esto qué hacer? Mujeres quedarse en la inacción no es una buena táctica con la vida. Hombres salir a la caza desenfrenada tampoco lo es!.

Les propongo cerrar los ojos e imaginar las cosas de compartir con un otro que nos llenan el alma de emoción, esas que nos abren los poros de nuestro cuerpo erizando nuestra piel y nos dibuja una sonrisa sin poder impedirlo. Atrapen esa imagen y no la suelten hasta que encuentren a la persona especial que se lo haga sentir. Eso si, recuerden el karma porque las lastimaduras que hagan a los demás, les volverán.

Me quedo pensando un santiamén y le soplo a los designios de mi destino: dejemos que las cosas sucedan sin temores de nuestro pasado, confiemos en nuestra alma que percibe mucho más de lo que podemos verbalizar. Apostemos a un amor que no sea descartable.

Suspiro de solo pensarlo! Imaginar por un instante la sensación de estar enamorada me marea a tal punto que sonrío aunque mi corazón está vacante otra vez.

A la carga mis valientes, decía alguien que ya no recuerdo! jajaja! Corran a sentirse vivos/as y no se queden en la amargura de la última desilusión.

Tindera

Ver entrada anterior:
La falacia del diario de mañana

Ver entrada siguiente:
Las hombreriegas