seduccion1Hace mucho tiempo que se, que cuando encuentre un hombre que me despierte pasión y ternura a la vez, será el día que estaría en el camino de un nuevo amor. Sacudo mi cabeza para que mis ideas se mezclen bien y salgan las palabras de mi mente para describir lo inexplicable. Junto mis manos, una sobre otra, me las apoyo en la comisura de los labios para reflexionar cómo nos damos cuenta o mejor dicho cómo sucede sin casi darnos cuenta, cuando logramos disfrutar plenamente ese espacio sin tiempo que es el devenir sin esfuerzo.

Reflexiono sobre cómo describir este sendero que repleta la energía vital sin sonar trillada o simplista. Entonces recuerdo que muchos tindereanos se han olvidado de jugar y como dice la autora de “El juego: por qué los adultos necesitan jugar”la habilidad de una persona para jugar tiene que ver con su dominio de la sutileza.

Hay una idea errónea de que al llegar a la adultez hay que dejar de jugar o que el juego es algo de inmaduros. Les digo que hay que jugar toda la vida porque jugar nos devuelve la emoción a flor de piel, para encontrar a ese hombre o esa mujer que nos despierte una ganas irrefrenables de acariciarlo y al siguiente instante una pasión profunda. seduccion

Y la seducción es eso, un juego que si no lo disfrutamos tenemos que aprender a hacerlo y dejar de llamar histeriqueo a un juego, dejar de enojarse al pensar que el otro jugó con nosotros. En muchos perfiles de Tinder o Happn, veo a hombres poniendo histéricas abstenerse y yo me pregunto, no será que ellas lo invitaron a jugar para seducirlos y ellos no lo entendieron? Cuando sucede eso, las mujeres simplemente nos esfumamos y salimos saltando a buscar otro compañero de juego.

Las mujeres de más de 40, jugamos, perdimos algún juego y muchas ahora queremos volver a jugar. Por eso muchachos malhumorados, les digo que es hora que se relajen un poco y recuerden el arte de la seducción como un juego de la sutileza. Las mujeres preferimos decir sin mencionar, lo sutil en lugar de lo literal y así pareciera que se abre un mundo de magia que nos envuelve. Entonces cuando encontramos un hombre que quiere jugar con nosotras, salimos al ruedo y no podemos evitar intentar convertirnos en su objeto de deseo.

Y vos mujer si estás sentada esperando que alguien te invite a jugar, relajate que la vida es una sola, vivila para que todos los días una sonrisa se dibuje en tu rostro al recibir ese mensaje de Whatsapp cachondeando con tu compañero de juegos. Te aseguro que es casi como volver a la adolescencia pero con la sabiduría de la madurez, se abre un mundo de sensaciones espontáneas que nos hacen respirar emociones reveladoras.

Como dice Manes: amamos con el cerebro no con el corazón, entonces los invito a todos a deshacerse del prejuicio de que los adultos no precisamos jugar porque lo precisamos igual que los chicos. Una vida repleta de responsabilidades y obligaciones, precisa de momentos lúdicos para liberar toda esa tensión y estrés!

Así que, a sus marcas, preparados/as listos/as ya!!!! A jugar se ha dicho! 

Tindera

Ver entrada anterior:
Tinder, el Instagram de texto

Ver entrada siguiente:
La inteligente fragilidad femenina