Cómo darnos cuenta si un tindereano nos va a gustar o no? Yo siempre digo que es un 70/30 la probabilidad, un 70% que te guste si con el chat las llamas de la intriga te emocionan y un 30% que no te guste por alguna característica o circunstancia que no habías considerado.

corazon.jpgEl chat tiene el inconveniente de una baja retroalimentación de confirmación en cuanto a lo que decimos. El otro puede entender algo completamente distinto al sentido de lo que queremos decir. Por ejemplo, yo al principio de usar el Tinder comentaba que soy muy libre en mis relaciones y que no me gusta ponerles etiquetas… esto fue como ese dicho que reza: “no aclares, que oscurecés” jajaja! Los tipos monogámicos entendían el sentido de lo que les decía pero lo que se autodenominan liberales (les gusta hacer trío e ir a boliches swingers) entendían que me gustaba esa onda.

Esto me recuerda lo que plantea la ontología del lenguaje sobre los modelos mentales,  que funcionan como filtros de la realidad. Cada persona comprende la realidad a su manera, por eso la misma situación puede resultar grata para una persona y desagradable para otra.

El chat es como un gran Instagram pero de texto, ponen un filtro y algunos pueden ser por un rato lo que desearían ser, en lugar de lo que son; mientras otros  se animan a decir mucho más de lo que dirían en persona. Esto no es nuevo, yo chateo por temas laborales desde el ’98 y será por eso que pongo atención en las cosas que me escriben para intuir la forma de ser del otro.

Pareciera que llevamos una vida llena de filtros y como algunos/as se quejan: “venden espejitos de colores” , haciéndoles perder el tiempo en su carrera por conocer a la persona especial que buscan, como si las cosas llegaran a nuestra vidas antes de que estemos preparados para recibirlas. Naa! Eso nunca sucede, somos seres en red así que todo llega cuando es el momento en que estamos dispuestos a recibirlo.  Por eso, yo nunca pienso que he perdido el tiempo porque si aparecieron en mi hilo del destino, alguna información o aprendizaje por más banal que sea debo tener que arropar. Ese es mi pensamiento, sólo es cuestión de intentar descubrirlo para continuar con nuestra vida.

Me viene a la cabeza la curiosa teoría de las coincidencias que planteaba el autor de “La 9na revelación”, decía que la interacción con otro era como una competencia de energías y que no existe la casualidad sino la causalidad. También planteaba que todas las personas que aparecen en tu vida lo hacen por algo o bien para que nosotros le traspasemos algún tipo de información o viceversa.

¿Será así? ¿Y cómo podemos amar en una vida llena de filtros? La verdad es que solemos conectarnos con quienes tienen modelos mentales parecidos a los nuestros porque eso nos hace sentir cómodos en ese intercambio energético.

A todo esto, volviendo a la pregunta original ¿podemos saber si alguien nos va a gustar anticipadamente? Yo creo que si, porque salvo que suceda algo que haga caer por completo las fantasías sobre el otro, es difícil que si en el chat te sentiste bien en la cita sea distinto.

Y al decir esto, se me alocan las plumas jajaja! Hay momentos en que lo lúdico me inunda y me da la sensación de volver a las emociones extremas de la adolescencia pero ahora con Whatsapp. Qué interesante! Los sobrevivientes del amor, en una edad sin tabúes, liberadas/os y muchos de nosotras/os finalmente con el coraje de vivir el hoy, sin preocuparse tanto por el futuro.touch.jpg

Será que la Generación X está imprimiendo un sello particular del amor luego del desamor? Todavía es pronto para saberlo, pero el camino para averiguarlo puede ser tan peculiar como divertido y con ese solo hecho, es regenerador de buenas energías.

Derribemos los miedos a sentir, a perder el control de nuestras emociones y sentimientos, salgamos a jugar con el cachondeo que es tan rejuvenecedor y cuando menos lo pensemos la flecha de Cupido atravesará nuestro corazón. Se animan? Yo see!

Tindera

Ver entrada anterior:
Sexo de elite o escapismo emocional?

Ver entrada siguiente:
Abracadabra! A jugar la seducción!