Siempre pensé que llegaría a la mitad de mi vida entendiendo a los hombres y les juro que lo intento, pienso, razono, reflexiono pero no hay caso, tengo 48 años y ahora entiendo menos a los hombres que a los 30. Para colmo, ahora el estándar para que un tipo me sorprenda o me intrigue, es más alto porque tengo clarísimo los lugares que no quiero visitar más, en la vida que tengo por venir!

castingEstoy frita!! Miren que soy muy optimista, pero la verdad es que me siento como jugando al gallito ciego, con los ojos tapados y a tientas tratando de agarrar a los que están jugando para tantearlos y adivinar quién es. Otros días, siento que estoy haciendo un casting, lo importante es llegar a la sesión de fotos. Hay tantas cosas que pueden salir mal cuando tenemos hijos, que es agotador! Por ejemplo, que te llame tu hijo a último momento para que lo lleves a algún lado, justo, justo el día y hora que tenías la cita perfecta y hace meses que no tenés sexo como la gente!. Le ponés onda al contratiempo, pedís miles de disculpas y rogás internamente porque se de una segunda oportunidad.

Quisiera tener a mano, varias docenas de hombre entre 40 y 50 años para entrevistarlos y tratar de entender ¡qué rayos les pasa! Los que tienen una vida satisfactoria parecen en otra frecuencia de onda, no sé si es que se les da por el celibato con autogestión o de tanto en tanto, se les da por buscar alguna mina por Tinder o Happn para tener sexo fácil. Los que están desesperados por enamorarse, te atosigan tanto que salís corriendo y en el medio estamos las minas como yo, que quiere una relación normal para disfrutar de una salida al cine, a cenar, a tomar café cama afuera y volver hacer el amor.

En fin, por momentos parece misión imposible! Pero si de algo estoy segura, es que en esta etapa prefiero que la iniciativa sea de ida y vuelta porque si no, no funciona, tengo paciencia pero algunas veces encontrar alguien que me gusta me resulta como cuando buscaba trabajo, un trabajo en sí mismo. Lo importante es llegar a la entrevista face tu face, ¿será así? ¿o no entendí nada?

La teoría me la se a la perfección, podría escribir el decálogo de las cosas que no hay que hacer antes de la primera cita pero aún así, mi cabeza femenina es pura confusión. Un día chateas con un tipo que te interesó, luego silencio de radio o mejor dicho de smartphone varios días, después volvés a chatear todo bien y así la cosa es errática. El que no te gusta, todos los santos días te escribe, ¡qué lo parió! La mujeres somos así, nos gusta el que no nos da bola? Seremos como un tango?

Y la otra es, te encontraste la pasaste genial, te dice que la pasó bárbaro y después silencio de radio, chateás boludeces te dice que está estresado y de eso ya te habías dado cuenta cuando lo viste y entonces, pensás ¡será posible que sea tan difícil encontrar un tipo normal! Y entonces recuerdo que no me deja bien cualquier colectivo y entonces, hago mea culpa, no entro al Tinder ni al Happen unos días y que se vayan todos a freir churros.

images-8Eso dura poco porque soy mujer y si algo nos caracteriza es que somos seres emocionales y ciclotímicos. Así que después de unos días, me tomo la poción del optimismo empedernido y se va otra vuelta! Es como jugar un partido Hockey, cada tanto hay tiempo fuera, jajaja!¿o no entendí nada?

Naa, entendí todo pero soy rebelde sin pausa estoy empecinada en encontrar, que entre tanto hombre en Tinder y Happn, encontrar uno, digo UNO, que me guste y la pasemos bien juntos.

Mecha

Ver entrada anterior:
La poción del optimismo empedernido

Ver entrada siguiente:
Sexo de elite o escapismo emocional?