Resulta que hoy he recibido una excelente noticia: la longevidad hasta cerca de los 100 años está íntimamente relacionada con el optimismo, así que puedo tener la ilusión de tener sexo o hacer el amor más de 40 años aún (tengo 48 años, soy optimista a niveles extremos, no?). Esto que parece una parodia, lo digo porque (a veces) siento que estoy en una edad, donde pensar en volver a enamorarse pareciera una carrera contra la muerte del deseo.descarga-1

Entonces recuerdo que al igual que yo, el Dr. Facundo Manes cree que sentimos lo que pensamos. Si vamos a una cita pensando que nos va a ir genial, que la otra persona nos va a encantar es mucho más probable que eso suceda a que no, salvo que nos encontremos con alguien totalmente diferente al que se mostraba por chat antes de verlo.

Así que antes de encontrarse con una/un Tindereana/o tomemos la poción del optimismo empedernido y disfrutemos cada instante, si no nos gusta como para volver a verlo o tener sexo con él/ella pensemos el café como un momento ameno. Cuando haya acabado, nos vamos a sentir bien si lo pensamos de ese modo. Si por el contrario vamos con la idea de encontrar nuestro próximo amor, seguramente no haya optimismo que resista porque el amor se construye de muchos buenos momentos compartidos.

mature-couple-for-websiteCada tanto me entusiasmo con alguien que aún no he conocido, en el medio me aparecen tindereanos que me chatean, me insisten y a mí no me despiertan ese “yo no se qué” que lleva al café compartido. Aunque soy muy optimista y siempre elijo ver el lado positivo de las cosas, a veces también me harto de que me sigan los que no quiero y no me de bola el fulano con el que me encachilé, jaja!”. Me enchincho con el destino, dejo caer algunas lágrimas de bronca y cuando ya no tengo más ganas de lamentarme, me pongo a escuchar mi música favorita, bailo un poco y se me pasa, la sonrisa vuelve a mí.

Entonces pienso ridículamente que encontraré el amor nuevamente porque soy extremadamente feliz con la idea de conquistar a un hombre que aún no tiene rostro, pero que ya está en mi mente para abrazarlo, acariciarlo, pensarlo. Escucho mis canciones latinas favoritas y mientras tarareo las letras de amor, me lo imagino haciendo el amor, bailando juntos, riendo hasta que se nos caen las lágrimas, abrazándome de sorpresa y entonces atrapo la certeza que, a la vuelta de una esquina del destino, nos encontraremos para ser feliz de a dos.

Si lo sé, soy optimista a niveles irritantes, soy tan optimista que algunos me han acusado de ser poco realista, no es así soy una optimista empedernida pero soy realista, simplemente cuando la realidad cambia de una manera impensada, elijo pensar en positivo en lugar de tener malos pensamiento.

Todo lo que pensamos se basa en nuestras creencias internas, si no sos una persona optimista entonces deberías ir a un/a terapeuta que te ayude cambiar las creencias internas que te impiden vivir, con un filtro de felicidad extrema, cada cosa simple que sucede en tu vida.

Una vez me encontré con un Tindereano que vivía en una ciudad al lado de la mía, una de las primeras cosas que me preguntó es si yo iba a su ciudad. Y yo pensé: “yo tengo que ir? Por qué no puede venir él?”. Me pareció tonto el planteo después del hola, así que chateé un poco pero no le presté mucha atención. Comenzó a querer chatear a cada rato, me saturó. Si, si entró en la categoría de denso pero lo interesante es que le pregunté: “por qué tenía tanto interés en chatear conmigo? (no habíamos hablado tanto)”. Me contestó que yo le infundía mucha paz, que era muy positiva. Yo pensé que me estaba tomando el pelo, pero ahora que lo pienso quizás algo que le dije o mi mirada en la foto del perfil, podría haber hecho esa magia? Qué se yo, tenía su pinta pero me atosigaba por chat y si algo tengo claro es que cualquier relación que establezca en esta etapa de la vida, la quiero construir desde el deseo de compartir con el otro sin tormentos, jajaja!.

Bueno, esta noche me voy a dormir con la idea de que algún día de estos o de aquellos, dormiré abrazada ese hombre que me despierte pasión y ternura a la vez. Cierro los ojos fuertes para mantener por unos instantes esa bella escena que está por venir.

Una pregunta: Si mañana apareciera el genio de la lámpara y pudieras pedir un deseo para disfrutarlo vos que no incluya dinero, ni trabajo, ni nada material ¿Qué le pedirías? ¿Yo? Hacer el amor hasta los 100 años con ese hombre que está por llegar a mi vida!! ¿Qué si no?.

Tindera

“tratemos a los demás en la red como queremos que nos traten a nosotros”

Ver entrada anterior:
Mantra femenino de seducción

Ver entrada siguiente:
Casting Tindereano