Siempre me he preguntado mucho todo, tengo una mente inquisidora de conocimiento y un deleite por la observación, si, creo que soy una pseudo-científica iletrada. Será por eso que analizo lo que mementiroso chatean los hombres que encuentro por Tinder y como premisa siempre chateo 2 ó 3 días antes de aceptar un café. En mi experiencia, cualquier mentira es difícil de sostener en diferentes días y si se muestra distinto a lo que es, en algún momento se deschava (1). Por supuesto que no ando diciendo: “ahora tenés que pasar la prueba de la verdad: chatear varios días para que yo me de cuenta si tenés algún tornillo flojo”. Siempre hago maniobras dilatorias, le digo vemos que después arreglamos y así. Si una está atenta, siempre hay señales para saber si el otro es intolerante, impaciente, ansioso, potencialmente agresivo o cualquier otro defecto que no nos guste.

Siempre confío en mi intuición porque nuestra percepción es mucho más profunda de lo que somos conscientes. Si leo algo que me inquieta ante la duda prefiero bloquear y no tomar el bendito café. Para evitarme un mal momento ando muy atenta a lo que dicen y trato de leer entre líneas. Recuerdo que un tindereano me dijo en una parte del chat que antes se enojaba mucho y luego me dijo que le costaba soltar la lujuria. Estas dos frases fueron un semáforo en rojo para mí, porque lo que se me vino a la cabeza es que era reprimido y eso nunca es bueno, una persona que reprime es potencialmente violenta. Volví a observar sus fotos de perfil y en una de sus fotos no me gustó la expresión de su rostro, así que terminé la conversación muy amablemente y al otro día a la mañana, lo bloqueé en el Whatsapp y cancelé compatibilidad en Tinder. Como dice el refrán: “Mejor prevenir que lamentar”.

Otros tipos cuando no le concedés enseguida fecha y hora para un café, te dicen que no van a poner más energía en chatear y claramente son intolerantes o impacientes, es más probable que pases un mal momento a que la pases bien. Yo prefiero bloquear y cancelar compatibilidad.h1esdijcme_930x525

Ahora bien, algunos/as pensarán a esta mina no hay nadie que le venga bien y no es así. Sí los hay, son los hombres que se toman un ratito para saber de mí y dejan que las cosas fluyan, que escuchan y no tienen prisa. Aquellos hombres que son amables, que no se muestran perfectos pero tampoco andan contando sus miserias a la primera de cambio, que intentan conquistarme y por sobretodo que son realista,  teniendo en claro que en el encuentro existen las mismas posibilidades de gustarse como de no, a esos hombres les concedo un café y hasta algo más, si se da jajaja!.

A los otros, a los ansiosos, a los que te doran la píldora, a los que te adulan, a los impacientes: ni un café, no vale la pena correr el riesgo de pasar un mal momento. En esta etapa de la vida, después de haber sobrevivido el amor y estar al vuelta de la vida, quiero compartir mi tiempo con alguien que sea al menos un caballero y tenga la percepción que si no nos gustamos, vamos a poder transitar el momento estoicamente.

Mecha

“tratemos a los demás en la red, como queremos que nos traten a nosotros” 

(1) Lunfardo argentino – Deschavar: Revelar [una persona] algo que se mantenía oculto y que sorprende a los demás. Fuente: Google

Ver entrada anterior:
La liviandad de ser libre en otro

Ver entrada siguiente:
El vaso de la felicidad