Les voy a confesar algo, creo que me encontré con un vidente ciego de su propia verdad. Resulta que existen los pseudo-metrosexuales de más de 40, no son un invento de los milenians, parece que alguien les dijo que antes de morir deben cumplir una carrera de polvos, para mantener bien alto sus egos de machos alfa.

Anoche sin querer me topé con uno y con una mano en el corazón, me resultó irritante la certeza de que él me iba a gustar!, como si existiera un test de compatibilidad que no me pasaron aún… Parecía una conversación de sordos!, yo le pregunté “cómo sabés que me vas a gustar? Si aún no te conozco?“Y me mandó una foto. Cerré los ojos y abrí uno para constatar que no fuera una foto XXX como una vez un tipo me quiso mandar. Gracias al cielo, era una foto en el playa de cuerpo entero con un gorro tapando su pelada (a esto le llamo disimular las imperfecciones del tiempo. Bien jugado!). Por cierto, era un tipo atractivo, esbelto y bastante bonito de cara. Me contesta: “te voy a gusta

hombre-maduro-que-lleva-un-sombrero-y-las-gafas-de-sol-en-la-playa-en-verano-73372648

r, soy alto y de ojos verdes”. Yo pensé “¿y?” pero le contesté: “me parece que estás acostumbrado a que siempre te elijan, pero te digo algo: no des por sentado que yo lo haré, si acepto tomar un café”. El muy vanidoso me contestó: “si, siempre me eligen” . Ya irritada por ese pulpo acéfalo, que daba por sentado que yo me iba a sentir atraida al instante al verlo, le chatée: “bueno, conmigo no des por sentado que me vas a gustar, no soy tan lineal”. Acto seguido me escribió: “soy muy sexual” y yo me quedé estupefacta mirando el teléfono, volví a enfocar la vista para releer lo que me había escrito y pensé: “este no entendió nada”, me contuve y me hice la tonta, le escribí: “¿qué querés decir con eso?”. Y me escribió: “te voy a hacer gritar como una perra”. Fuí a Tinder y miré su edad para ver si estaba con la crisis de los 50 y pensaba que estaba barranca abajo su libido, qué se yo,

estupefacta

por ahí pensaba que se le iban agotar los polvos antes de morir, algo así como una provisión vital de deseo que se agota. Si era así, podía entender la grosería en un chat que llevaba poco o nada. Tenía 46 (bueno, tiene, no lo matemos aún), así que podía ser que su promesa se cumpliera con otra mujer que le gustara que la trataran como una vaca a punto de ser embocada, es decir con mucha técnica y poca emoción. De todas maneras y para no ser hipócrita, no lo bloqueé si no hasta el otro día, después de todo tanta seguridad de ser el mejor amante latino que hubiera encontrado, genera curiosidad en cualquier mujer. Si, muchachos es así, aunque no lo admitamos, somos de carne y hueso.

En algún momento de la incomunicación, realmente fue una conversación sin un solo código en común, reflexioné sobre que hay tres cosas que parece que todos los/as maduros/as sí, estamos de acuerdo: 1) que unos buenos besos son fundamentales para encender la química, 2) que muchos mimos mejoran la experiencia del sexo y 3) que una noche de sexo apasionado puede no pasar de eso.

Cuando dije que no entendió nada es porque lo que busca una mujer de más de 40 es que la hagan sentir mujer y para eso, no importa si dura una noche, dos o la vida entera lo importante es no sentirse anónima. Siempre me acuerdo con dulzura, algo que me susurraba al oído uno de mis mejores amantes: “quiero hacerte sentir mujer” . Les dejo esta reflexión a la platea masculina ¿qué harán la próxima vez que encuentren una mujer que les guste para que se sienta mujer?

Los invito a contármelo a tindereando.a.los.40@gmail.com

Tindera

“tratemos a los demás en la red, como queremos que nos traten a nosotros”

Ver entrada anterior:
Poligamia digital

Ver entrada siguiente:
La soledad de los más deseados