d56e5f033e27504afed8de67aba0cf54Hace unos meses comencé a preguntarme si llegaría nuevamente a mi vida, la maravillosa sensación de amar las adorables imperfecciones de un hombre. Había estado en el rol de madre divorciada a tiempo completo y si no de ardua trabajadora. La mayoría de los días caigo rendida a los pies de Morfeo, esa es la pura realidad.

Además como soy un alma inquieta, siempre ando con algún proyecto nuevo que me entretiene como escribir blogs, así que pasé mucho tiempo sin preguntarme qué quiero como mujer. Al transitar por el Tinder y el Happn, descubrí que también hay hombres perdidos en los avatares diarios de sus obligaciones y que como tienen vidas satisfactorias como la mía, pasan mucho tiempo sin preguntarse qué quieren para sí mismos.

Recuerdo que chateé con un padre presente de hijos que estaban iniciando la adolescencia, resulta que pasaban más tiempo con él que con la madre (una cosa bastante común en estos días). Cuando comenzamos a chatear lo primero que me vino a la mente preguntarle es: ¿Qué es lo que te hace suspirar de una mujer? (Lo mismo vale para las mujeres).

Tardó en contestar, no fue muy específico y comenzamos así a intercambiar chats entretenidos. Obviamente me hizo la misma pregunta a mí, y yo le dije: Que intente seducirme! Me divierte mucho el flirteo.

Bueno, yo desplegué algunas estrategias de seducción por supuesto y generé interés (aclaro que sin mandar una sola foto, chicas!). Después de unos días fuimos a tomar un café, la pasamos muy bien aunque resultó ser un tipo muy estructurado para mi gusto y yo no era el tipo de mujer que le arrancaba un suspiro. sabes-flirtear

Lo que rescato de esa salida es que lo ayudé a conectarse con su masculinidad, a preguntarse: qué es lo que quiere como hombre. Y a mí me dejó la moraleja que me puede resultar atractivo (como en este caso), pero si las formas de ser no son compatibles, la química no se enciende.

Y sabén qué? Tengo imperfecciones del tiempo, pero si voy a poner energía en una nueva relación, qué me aloque las plumas un poco!

Mecha

“tratemos en la red a los demás como nos gustaría que nos traten a nosotros.”

Ver entrada anterior:
En busca del encanto perdido

Ver entrada siguiente:
Poligamia digital