Algo se me ha estadplaya-del-carmen-gran-porto-real-playa-parejaso viniendo a la mente y es que después de los 40 parecemos haber olvidado nuestros espacios lúdicos con otros adultos (aclaro, podemos tener muchos espacios lúdicos con nuestros hijos/as pero no vienen a cuento).

El juego de la seducción justamente es un espacio lúdico pero cuando venimos del desamor, de  una relación de años donde al final no fuimos felices nuestro espíritu lúdico se fue anquilosando y tenemos que despertarlo para volver a jugar.

Hombres y mujeres maduros, es hora que desempolvemos las plumas!! Si de verdad queremos encontrar nuevamente la magia del amor, hay que poner esfuerzo por encontrarse con la propia masculinidad y femeneidad.

Ejercitar arreglarse para salir, comprarse una linda ropa, sonreír al espejo, buscar la mejor técnica para disimular las imperfecciones del tiempo y no olvidarse de ponerse un buen perfume, como hacíamos antaño.

Cuando volví al ruedo y me instalé el Tinder para ver qué onda con esto de cpages_getbettererectiononocer a alguien que me guste, tenía la imagen errónea que para los hombres era más fácil. Me sorprendió encontrarme a varios padres presentes que, si bien no lo admiten (obvio), pasan mucho tiempo sin relacionarse con una mujer porque simplemente no encuentran una que les arranque un suspiro.

El amor no ocupa lugar pero encontrarlo es el arte de reintentarlo. Me gustaría hacer un ejercicio con todos y que piensen antes de esa pareja de tiempo con el/la padre/madre de sus hijos/as o con la que compartieron varios años, cómo hacían para atraer a sus vidas a alguien que les gustaba.

¿Acaso los hombres no abordaban a varias hasta encontrar a la que les arrancaba un suspiro? ¿Acaso las mujeres no hablábamos con uno y con otro candidato hasta encontrar a uno que nos arrancara un suspiro? ¿Acaso no disfrutábamos el flirteo?

De eso hablo con recordar nuestro espacio lúdico, no hallaremos el resultado que esperamos si en el camino no podemos disfrutarlo. Y por último, cuando alguien nos gustaba ¿Acaso no le teníamos paciencia? ¿Por qué ahora la hemos perdido?

Tindera

“tratemos a los demás en la red como queremos que nos traten a nosotros”

Ver entrada anterior:
La encantadora de corazones

Ver entrada siguiente:
Alocar las plumas